Autor: Javier Pérez

Autor: Javier Pérez

Mi nombre es Javier, soy un onubense de 38 años que aunque en mi carta de presentación figuren los estudios de Filología inglesa y Comunicación Audiovisual, de lo que más orgulloso puedo sentirme es de mi currículum viajero y de la cantidad de experiencias que el viajar me ha proporcionado a lo largo de mi vida.

Esto fue lo que me llevó a fundar Viajando Diferente, una agencia de viajes alternativos en la que no serás un turista, serás un viajero.

La primera «postrería» de Andalucía está dentro de una cueva

Decía un viejo sabio que una comida sin postre venía a ser como un traje sin corbata y algo así debieron pensar los dueños de la Cueva de la Zarzamora en Alcalá de Guadaira (Sevilla), cuando se lanzaron a darle forma a un sueño, abriendo la primera postrería de Andalucía en el que los auténticos protagonistas de su extensa carta serían estos manjares de azúcar. Ya sólo faltaba erigir un templo para degustarlos a la altura de la calidad que estos platos de autor atesorarían, y ya te digo si lo consiguieron…

Mini tarta de queso presentada en una tradicional «quesera»

En unos tiempos inciertos en los que las malas noticias se suceden y la impotencia es dueña y señora de nuestras vidas no hemos sido capaces de encontrar mejor receta que el catálogo de estos elaborados postres de autor para endulzar cualquier día amargo que amenace con ensombrecer vuestra presente realidad.

Carta a modo de antiguo periódico

Son muchos los motivos que hacen peculiar a este sitio de cuento en el que hasta el más mínimo detalle está cuidado.

Otro rincón curioso de La Cueva de la Zarzamora

Podríamos empezar a enumerar y no acabar nunca: su réplica de calle adoquinada de pueblo desde la que se van abriendo paso los distintos compartimentos o habitaciones con atmósferas y decoración totalmente distintas en cada una de ellas, la atención y simpatía de sus empleados meticulosamente caracterizados de época, el viejo pozo iluminado, la letrina más antigua de la localidad alcalareña, detalles vintage como mesas de camilla, un teléfono al más puro estilo “Las Chicas del Cable”, la clásica muñeca “Wendolín” que nuestros padres traían de la mili, o un viejo televisor del siglo pasado son sólo algunas de las pinceladas que han conseguido darle al lugar ese halo mágico que lo hace diferente.

Aspecto del callejón dentro de este complejo edificio del siglo XIX

 Tampoco debe pasarse por alto ese juego de iluminación cuidadosamente estudiada, la carta de postres impresa en las páginas de un periódico en blanco y negro emulando a aquellos viejos rotativos de esa España aun sin color, la ropa colgada esperando a secarse en uno de los balcones de la zona alta

Detalle de la ropa tendida en uno de sus balcones

o un ciclomotor de tres ruedas cargado de maletas de otros tiempos que parece aterrizar en este sorprendente set de película para darle más realismo si cabe a la escena.

Pero si una cosa debe quedarnos clara antes de pisar la Cueva de la Zarzamora es que a esta no se puede llegar con medias tintas, ni contando calorías ni con ningún cargo de conciencia que te impida disfrutar de la experiencia como se merece.

Independientemente del innegable sabor y calidad de todos los postres de su carta, otro de los puntos fuertes que convierte La Cueva de la Zarzamora en única es la exquisita y acertada presentación con la que te llevan los platos a la mesa.

Presentación de algunos postres por parte de los camareros

Algunas muestras de ello son la cafetera con sopa de chocolate blanco y virutas de almendra presentada dentro en un compartimento del clásico latón, mientras que en el otro aguarda una cremosa salsa toffe casera esperando a ser mezclada con la anterior y la ayuda de una cuchara comestible diseñada a base de chocolate con leche.

La cafetera con la mousse de chocolate

Otra mención aparte tiene la torrija de pan brioche empapada de dulce de leche con cama de natilla que por mérito propio se ha convertido en una de las opciones preferidas por los clientes.

La torrija es uno de los platos más solicitados del local

El helado caído del revés relleno de crema kinder y “tierra” de galletas alrededor también derrocha originalidad en su presentación, y la ½ docena de trufas metidas dentro de la clásica huevera de plástico tampoco tiene ningún desperdicio.

«Mala Suerte» es el nombre que le dan a este postre

Tendremos que volver para seguir probando el resto de postres porque estamos seguros de que tampoco nos van a defraudar. Vosotros podéis hacerlo de jueves a sábado en horario de 15:00 a 24:00, y los Domingos de 13:00 a 24:00. ¿Estás preparado para la experiencia?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Te gusta viajar diferente?

Suscríbete y no te pierdas nuestros próximos viajes.

No te preocupes, nos gusta el spam tan poco como a ti.

Protección de datos

Más entradas interesantes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba