Nuestra Filosofía

El Grupo

Una de las máximas de nuestros viajes es la de que estos estén compuestos siempre por grupos reducidos de entre 5 y 12 personas máximo. Entre otras ventajas esto permite que los vínculos que se crean entre viajeros lleguen a ser mucho más estrechos y que se forjen lazos que te permitan traerte en numerosas ocasiones un buen puñado de amigos de estas aventuras.

Con un número más reducido de participantes resultará más fácil también tomar decisiones y que se llegue a consenso con una mayor rapidez. Unas veces el plan elegido será el propuesto por nosotros y otras en cambio tendremos que ceder porque la opción que apoyaban otros compañeros de viaje tuvo más aceptación.

Nos desmarcamos también de los viajes masificados en donde a veces no somos más que un número siguiendo a un guía con un banderín.

Aquí todos tenemos nombre y apellido, voz y voto y lo más importante, la capacidad y el deber de opinar y ceder cuando haga falta para que todo fluya con la mayor naturalidad y armonía posible.

Al ser un grupo tan reducido existirá una probabilidad bastante menor de que nos quedemos sin mesas dentro de un mismo restaurante, de que no quepamos todos dentro de un microbús o de que sea posible desplazarse con tan sólo un par de taxis.

La Ruta

Aunque la empresa propone el esqueleto de una ruta inicial, ésta siempre será susceptible de cambios si el grupo decidiese llevar a cabo alguna variación.

Podremos alargar la estancia en algún destino si nos está entusiasmando más de lo que pensábamos, o acortar algún día de playa si nos sorprende un inesperado temporal.

Somos viajeros adultos y experimentados. Sabemos que el “todos a una” muchas veces no es la mejor opción, y habrá ratos en los que parte del grupo prefiera irse de compras, algunos elijan la opción de los museos, otros tantos opten por entrar en un parque de atracciones y un último grupo se quede con el placer que supone disfrutar de un eterno café mientras se pone en sol en algún lugar maravilloso.

Todo tiene cabida en “Viajando Diferente” y con su particular filosofía se presta a casi cualquier alternativa.n>

El Responsable o "Team Leader"

Es la cabeza visible de la empresa. Viajero, coordinador y acompañante durante todo el recorrido. Comenzará a ejercer su papel de monitor desde el momento de la creación del “Foro del Viaje” creado en nuestra web para ir dando forma a la aventura.

Es el elegido para tener la última palabra en caso de que en el grupo no se llegara a un acuerdo a la hora de tomar ciertas decisiones. Su nutrida experiencia en la organización de viajes, en el trato con las personas y en la gestión de grupos le hará desenvolverse con mayor solvencia en la mayoría de situaciones que se pudieran presentar durante el transcurso de la ruta.

Se encargará de las negociaciones a la hora de contratar hospedaje, alquiler de vehículos o servicios varios y su control del inglés hará más fácil la comunicación entre los nativos y el grupo en países no hispano hablantes.

Tenemos que tener claro que el coordinador NO es un guía y por lo tanto no podemos esperar de él que nos ilustre con nombres, fechas o datos históricos y culturales de cada museo o sitio que visitemos. Aunque en la mayoría de los casos ya haya visitado los países de destino, y nos pueda aportar sus nociones culturales o pequeños consejos o curiosidades de la zona, en ocasiones, será aconsejable la opción de contratar a guías locales si el grupo lo viera necesario para sacarle un mayor jugo a la experiencia.

El “Team Leader” será siempre el referente a la sombra y aunque en ocasiones tendrá que sacar a relucir su liderazgo tratará por encima de todo, gracias a su capacidad integradora, de convertirse en un viajero y amigo más.

"Dinero de bolsillo" o "bote"

El bote común saldrá del bautizado por la empresa como “Dinero de Bolsillo” que tendremos que llevar todos al viaje. Iremos poniendo pequeñas cantidades a este para que en caso de sustracción o pérdida los daños sean minimizados.

Todos los gastos básicos del día a día saldrán de aquí. Con estos nos referimos a las comidas, al agua, a los transportes dentro del destino en cuestión, al combustible (en caso de alquiler de vehículos), contratación de hospedaje y de actividades que estuvieran programadas dentro del planning inicial. Los souvenirs, o compras particulares nunca saldrán de aquí, así como las bebidas alcohólicas, refrescos en las comidas o propinas de cualquier tipo.

El Tesorero

Será el encargado de portar el bote. Elegido por la mayoría y responsable de la contabilidad. Aun existiendo un portador de este fondo común, en caso de extravío o robo, todo el grupo asumirá su parte de pérdida.

La figura del tesorero podrá ir rotando y entre todos anotaremos en un “blog de gastos” lo invertido en cada momento para tener un mayor control sobre el presupuesto global. A él como a cualquier miembro de la expedición de “Viajando Diferente” se le presupone honradez y responsabilidad.

Casi nada cerrado

Otro de nuestros emblemas. La libertad que ofrece la filosofía que “Viajando Diferente” promueve, nos da la posibilidad en ocasiones, de elegir sobre el terreno el sitio en el que queremos dormir, qué medio de transporte nos viene mejor una vez que hayamos sopesado todas las opciones in situ, o la opción de suspender una visita si al final nos arrepentimos de realizar esa actividad previamente valorada. 

Aquí no te vamos a llevar a comer al restaurante del amigo que le pasa comisiones a la empresa por llevar a grupos, ni te vamos a incitar a que compres en la tienda de alfombras con la que la compañía tiene concierto. Rotundamente no, no es nuestro estilo. No somos tour operadores, ni mayoristas del sector ni trabajamos por los cauces convencionales ni tampoco estamos aliados con terceros. Repetimos que, aunque llevamos rutas pre-diseñadas, somos partidarios de la idea de que el viaje debe fraguarse y tomar el rumbo que a la mayoría le apetezca.

Hospedaje y comidas

Como hemos adelantado en los párrafos anteriores, el hospedaje de algunos días se dejará abierto y este se irá reservando una vez hayamos llegado al destino para tener la opción de improvisar.

Para viajes de corta estancia, en puentes, festivos o en épocas estivales muy concurridas, llevaremos pre-reservas cerradas de casi todas las noches para no correr el riesgo de encontrarnos con todas las plazas hoteleras ocupadas o con unas tarifas más elevadas de lo normal por haber esperado hasta el último instante. 

En cualquier caso, siempre vamos a apoyar un turismo sostenible. No somos amantes de las grandes cadenas, nos quedamos con lo auténtico de pernoctar en hostales, casas particulares o pequeños hoteles locales contribuyendo de este modo al desarrollo del tejido empresarial de la zona. 

Huimos de los lujos, pero no vamos a prescindir de unos estándares mínimos de comodidad porque sabemos que el descanso es un factor fundamental para poder disfrutar y sacarle el mayor partido posible a la aventura. Siguiendo estas premisas, buscaremos en todo momento una relación calidad-precio razonable.

Siempre que nos sea posible por número nos hospedaremos en habitaciones dobles (a excepción del “team leader”) y con baño privado. Evitaremos la distribución mixta a no ser que contemos con un número impar de chicos y chicas.

Nos gusta comer, degustar los platos típicos de la zona. Le damos mucha importancia a la gastronomía local y evitamos las grandes franquicias globalizadas. Eso no quita que en ocasiones y por falta de tiempo podamos acabar en una cadena popular de hamburgueserías, pero a priori no es nuestra forma de entender los viajes.

Transporte

Intentamos movernos siempre en transportes locales mezclándonos con la población autóctona y dándole mayor autenticidad a la aventura.

A veces esto nos llevará más tiempo, pero apreciaremos la filosofía del “slow travel” y los placeres que, en contraposición, este te ofrece.

Habrá ocasiones en las que, bien por logística, falta de tiempo o de otra opción alternativa disponible, tendremos que reservar coches en casas de alquiler.

Empatía y respeto por lo diferente

Los consideramos siempre una de las bases de la filosofía que promovemos. La tolerancia a lo distinto (creencias, vestimentas, idiomas, tradiciones), deben ser un pilar fundamental de todo el que se considere un buen viajero.

Uno de los nuestros no discriminará nunca las distintas formas de pensar o las costumbres de los pueblos que visitemos. Estas deben enriquecernos, hacernos crecer y darnos una visión más amplia del mundo.

Nuestra actitud será siempre respetuosa con los locales, no invasora y debemos hacer el esfuerzo de dejar los prejuicios a un lado.

Causas mayores

Nuestra particular filosofía de entender los viajes implica que se asumen mayores riesgos que contratando tours con agencias más convencionales. Al no llevar la mayoría de los transportes concertados, siempre cabrá la posibilidad de que podamos perder algún tren o bus, de que nos veamos obligados a subir a otro más lento, de que nos toque sentarnos en vagones diferentes o que los asientos o camas disponibles no sean lo más cómodos.

Habrá ocasiones en los que se vea alterada la distribución inicial de habitaciones y nos toque dormir en alguna mixta o compartida con un mayor número de personas al igual que podrá ocurrir con los baños.

No prometemos que no se produzcan caídas en rutas por la selva, o resbalones cuando andemos por terrenos más abruptos durante largas caminatas. Hay que valorar la posibilidad de pasarnos dos días con gastroenteritis porque nos ha sentado mal la comida de un mercado local.

Todo lo anteriormente mencionado nos traerá su parte positiva y enriquecedora como la de valorar los lujos que tenemos en casa o la de ser consciente de lo poco con lo que se puede llegar a ser feliz. La otra cara de la moneda es la de pararnos a pensar si realmente comulgamos con esta particular forma de entender los viajes y nos vemos capacitados para dar el paso adelante y unirnos a la expedición.

Si después de sopesarlo y reflexionarlo todo ves mayor el número de “pros” que de “contras”...

¡¡Bienvenido!!
¡¡Ya eres uno de los nuestros!!.

¿Son nuestros viajes para ti?