Autor: Javier Pérez

Autor: Javier Pérez

Mi nombre es Javier, soy un onubense de 38 años que aunque en mi carta de presentación figuren los estudios de Filología inglesa y Comunicación Audiovisual, de lo que más orgulloso puedo sentirme es de mi currículum viajero y de la cantidad de experiencias que el viajar me ha proporcionado a lo largo de mi vida.

Esto fue lo que me llevó a fundar Viajando Diferente, una agencia de viajes alternativos en la que no serás un turista, serás un viajero.

Alquilar un barco-casa sin carnet ya está al alcance de todos

Seguro que, si te hago a ti también la pregunta, me acabas confirmando que alguna vez en la vida has deseado ser por unas horas el capitán de un barco y navegar sin rumbo mar adentro, sorteando olas, divisando tierra firme desde lo lejos, parar para darte un chapuzón en el momento y lugar que desees, descubrir calas secretas, disfrutar de una puesta de sol desde la cubierta de tu embarcación, y dormir en un camarote notando el vaivén de las olas que mecen tu bote hasta que el sueño se apodera de ti. ¿Me he equivocado?

Hasta hace poco yo también despertaba de ese sueño sobresaltado y diciéndome a mí mismo: “Ni tienes barco, ni dinero para comprarlo, ni amigos que lo tengan, ni licencia para llevarlos”, pero desde hace unos años y gracias a la empresa portuguesa Amiera Marina todos los motivos que me impedían llevar a cabo este sueño han dejado de ser una excusa.

 Lo que hasta hace poco era una utopía para la mayor parte de ciudadanos de a pie de nuestro país se ha convertido gracias a este grupo de emprendedores portugueses en una posibilidad real al alcance de todos y a tan sólo un par de horas de Huelva y Badajoz (Algo bueno tenía que tener vivir tan escorados hacia el oeste 😉 ). Aunque la idea de navegar por el mar abierto sin tener en posesión el carnet de patrón queda un poco lejos, la opción que te ofrecen de hacerlo a través de un extenso lago de más de 80 km de largo, mata el gusanillo más que de sobra.

Para empezar, he de decir, que si en España al día de hoy sin los permisos pertinentes, el hecho de navegar sin licencia es considerado delito o una infracción en nuestro código penal, en el país vecino las leyes son bastante más flexibles en materia de navegación y gracias a esto podemos sacar tajada los que vivimos más cerquita de la frontera y nos apetezca vivir una experiencia diferente.

El embalse o pantano de Alqueva se encuentra en mitad de la región portuguesa del Alentejo y sin quererlo se ha convertido en la mayor presa artificial de toda Europa Occidental. La construcción de una gran presa con un muro de contención de más de 90 metros de alto hace unos años para solucionar los grandes problemas de sequía que durante décadas habían azotado a la región, han tenido como consecuencia una modificación radical del entorno y la forma de entender el día a día en la comarca, que muy lejos de deteriorar el ya existente ecosistema, se ha ganado a pulso el título de Reserva Ecológica Natural por el Ministerio de Medioambiente portugués.

Retomando el motivo principal por el que me he decidido a escribir esta entrada de blog, matizo que descubrí la existencia de esta empresa gracias a unos conocidos, y después de barajar muchas fechas y de sortear mil contratiempos, encontramos el fin de semana idóneo que nos venía bien a una pareja de amigos y a nosotros para embarcarnos los cuatro (literalmente hablando), en un mundo, el de la navegación, que al menos para nosotros, resultaba tan apasionante como desconocido.

El primer miedo que a todos nos suele surgir a la hora de aventurarnos y probar suerte en este tipo de actividad, vienen siendo las dudas sobre el nivel de dificultad que puede entrañar el manejo de un bote de estas características. Para vuestra tranquilidad os diré que después de una breve charla con uno de los operarios de la empresa y una rápida clase práctica con las nociones esenciales, nada de lo básico que se necesita conocer para pasar un par de días a bordo de la embarcación, quedará sin aprender. Los propios chicos de la marina no te dejarán zarpar hasta que hayan comprobado por ellos mismo que no queda un resquicio de duda por nuestra parte a la hora de enfrentarnos a la conducción de la nave.

Teniendo en cuenta que la empresa nos deja un GPS en el que se nos avisa de absolutamente todo inconveniente que se nos pudiese presentar (niveles de profundidad, zonas prohibidas, rutas recomendadas, etc.), de que sólo hay un botón con dos posiciones y un pequeño volante para ejecutar los giros, las posibles complicaciones son muy reducidas.  Para más inri os diré que la velocidad máxima que los botes cogen no es superior a los 9-11 km/hora y que las aguas del Grande Lago como los locales lo llaman, son un remanso de paz.

Todos los barcos que se toman en alquiler han sido fabricados por la empresa francesa NICOLS, por lo que nadie debería poner en duda sus calidades y prestaciones. En Francia este tipo de turismo resulta bastante común y nos llevan años de ventaja en todo lo referente al sector.

Cada uno de los botes cuenta con un cuidado equipamiento para pasar en su interior, sin echar en falta nada, desde una noche hasta una o varias semanas completas si así lo quisiésemos.  Cada detalle está cuidado a la perfección y no faltan en ninguno de ellos una apañada nevera con congelador, un equipado baño, un buen horno, cocina de varios fogones, barbacoa, televisión con Dvd, camas cómodas, un sofá cama adicional, reproductor de audio, un depósito con 800 litros de agua potable, etc. etc.

Las alternativas aparte de navegar se multiplican ya que tenéis la posibilidad por un suplemento adicional de alquilar canoas o bicicletas para subirlas a la cubierta del barco, llevarlas con vosotros y alternar así la navegación con la práctica de deportes alternativos en la zona. Teniendo en cuenta que sólo la superficie costera que el pantano va dejando a su paso sobrepasa los 1100km de costa y baña a más de 10 localidades con sus respectivos embarcaderos, las posibilidades de hacer turismo rural por pueblos alentejanos tan pintorescos como Mourao, Monsaraz o Estrela, así como las innumerables rutas de senderismo que se nos ofrecen y que están trazadas alrededor del lago, se multiplican y hacen casi imposible que la experiencia pueda resultar monótona o aburrida.

Si el plan os resulta atractivo, os confirmo que la flota de botes disponibles es bastante extensa y que los tamaños que ofertan pueden ir desde pequeños botes ideales para parejas hasta mayores unidades preparadas para albergar a familias o a grandes grupos de amigos de hasta 12 personas máximo. El precio medio de un bote por noche apto para 2/ 4 personas según el grado de comodidad o intimidad que busquemos suele rondar los 300 euros y dependiendo del número de noches o cupones de descuento que encontremos en el momento de la reserva en la web, el precio de las estancias podrá ir bajando a partir de la segunda, tercera noche y así sucesivamente.

No dejéis de probar una experiencia que os hará sentir libres durante unos días, sin horarios, restricciones y siendo el dueño junto a los tuyos de tu propio crucero fluvial diseñado a medida.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Te gusta viajar diferente?

Suscríbete y no te pierdas nuestros próximos viajes.

No te preocupes, nos gusta el spam tan poco como a ti.

Protección de datos

Más entradas interesantes

«Galapinhos»: la Ibiza portuguesa

A medida que van pasando los años, se acumulan las experiencias, el número de lugares visitados va aumentando en nuestro currículum viajero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *