Autor: Javier Pérez

Autor: Javier Pérez

Mi nombre es Javier, soy un onubense de 38 años que aunque en mi carta de presentación figuren los estudios de Filología inglesa y Comunicación Audiovisual, de lo que más orgulloso puedo sentirme es de mi currículum viajero y de la cantidad de experiencias que el viajar me ha proporcionado a lo largo de mi vida.

Esto fue lo que me llevó a fundar Viajando Diferente, una agencia de viajes alternativos en la que no serás un turista, serás un viajero.

Las 7 construcciones más impresionantes y desconocidas de España

Si la semana pasada nuestra entrada trataba sobre las maravillas naturales que podías encontrar a lo largo y ancho de nuestra geografía nacional, esta vez regresamos trayéndote un artículo sobre esas otras bellezas menos conocidas de las que gracias a la mano del hombre puedes disfrutar hoy en día en nuestro país.

Contemporáneas o con siglos de existencia, todas contribuyen a agrandar un patrimonio (público o privado) que enriquece y pone en valor más si cabe nuestra oferta cultural de cara al visitante.

Castillo de Butrón (Gatika, Vizcaya)

A escasos 20 km de Bilbao se erige una de las fortalezas mejor conservadas de la península ibérica entre una superficie boscosa de la comarca de Uribe que parece brotar en el monte cual hongo después de jornadas de lluvia.

 Su fisionomía nos va a recordar a construcciones del estilo más próximas a las de Centroeuropa. Su origen se remonta a una casa-torre medieval del siglo XVI que a posteriori (S. XIX), fue ampliada y reformada por el Marqués de Cubas de hasta presentar el aspecto que nos ofrece hoy.

Aunque hasta hace unos años la propietaria de las instalaciones y la encargada de explotarlas mediante la organización de visitas guiadas, cenas medievales y otro tipo de eventos era una empresa privada, en la actualidad se encuentra en venta.

Nada de lo anterior hacen quitarle un ápice de magia al lugar que sigue siendo un reclamo de interés para los nostálgicos de las aventuras medievales de caballeros, armaduras, batallas y secretos de alcoba.

Ciudad del Vino (Elciego, Álava)

Con sus voladizos desafiando a la gravedad y su trazado futurista, se levanta en plena comarca sur de la Rioja Alavesa esta innovadora pieza arquitectónica, diseñada por el afamado arquitecto canadiense Frank O. Gehry, conocido entre otras maravillas por ser el artífice del museo Guggenheim de Bilbao.

Esta vanguardista obra forma parte del conjunto bautizado como Ciudad del Vino que, junto a la antigua bodega de Marqués de Riscal, alberga un hotel de lujo, un centro de reuniones y dos restaurantes (uno de ellos con estrella Michelin).

El efecto que consigue el llamativo edificio en toda la comarca resulta asombroso. Los deslumbrantes destellos de tonos azulados y morados que provoca el sol al proyectarse sobre sus tejados metálicos lo hacen resplandecer sobre el idílico paisaje de viñedos en el que se encuentra asentado. Te recomiendo esta visita si lo tienes a tu alcance por las grandes sensaciones que su autor ha conseguido transmitir en una equilibrada mezcla entre tradición y modernidad.

El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Este colosal edificio modernista construido por el discípulo de Gaudí, Cristóbal Cascante Colón, fue construido a finales del siglo XIX en la villa cántabra de Comillas siguiendo los pasos de un proyecto llevado a cabo por el artista de Reus.

Su singular apariencia, lleno de detalles decorativos esculpidos en cerámica como sus cientos de girasoles, de hojas y figuras de pájaros, así como sus pinceladas orientales y sus llamativos colores, tratan de mimetizarse con los frondosos jardines que lo rodean.

En la actualidad el Capricho o la Villa Quijano, como también se la conoce, está habilitado como casa museo, aunque hasta hace no mucho sus instalaciones albergaban un conocido restaurante local. Su levantamiento fue debido a un encargo de Máximo Díaz Quijano, un rico indiano concuñado del primer Marqués de Comillas.

Te animo a que te pases a conocerla y a que te deleites durante un rato de una de las pocas obras de un jovencísimo Gaudí fuera de su Cataluña natal.

San Juan de Gaztelugatxe (Bermeo, Vizcaya)

Los 241 peldaños que necesitas subir para acceder hasta esta solitaria ermita del litoral vasco que corona la diminuta isla de Akatz, bien merecen la recompensa que te supondrá alzarte en lo más alto de uno de los enclaves más sobrecogedores de toda la costa de Euskadi.

Quizás la culpable de figurar en esta lista no sea sólo esta pequeña iglesia del siglo X dedicada a honrar a San Juan Bautista, pero su situación y el hecho de que esté unida al continente por un puente de dos arcos se han ganado un puesto en el ranking en su conjunto.

Hasta hace unos años, las visitas a este peculiar conjunto tenían una afluencia de visitantes moderada, pero a raíz de su aparición en la séptima temporada de la serie “Juego de Tronos”, estas se han visto multiplicadas por diez en los últimos tiempos. Fruto de esto, la entrada al recinto, aunque es gratuita, hay que solicitarla previamente a través de la web del gobierno vasco, que en su esfuerzo por darle más calidad a las estancias allí y evitar las antiguas aglomeraciones, ha tenido que tomar esta medida.

El espacio de San Juan de Gaztelugatxe se encuentra ubicado entre los pueblos de Bermeo y Bakio, en la carretera BI-2101 que une ambas localidades. ¡Anótalelo entre tus “imprescindibles”!

Pabellón de Aragón (Zaragoza)

Esta construcción fue levantada con el objetivo de convertirse en el edificio principal de la Expo de Zaragoza del 2008, y si quieres encontrarlo, tendrás que desplazarte junto a la Ciudad de la Justicia y el barrio Actur.

Fue diseñada y construida por el antiguo estudio de arquitectura de Olano y Mendo y su principal peculiaridad es la forma de cesta de mimbre aragonesa que este posee, conseguida a base del cruce de paneles de vidrio y micro-hormigón. Alcanza una altura de 25 metros y ocupa una superficie de 2500 m2.

El impacto visual que este emblemático edificio provoca en la zona es tal, que resulta difícil de entender que no se le haya sabido dar un nuevo uso a sus instalaciones tras la conclusión de la feria de muestras internacional según dicen debido al azote de la crisis en los años posteriores

Independientemente de su valor funcional en la actualidad, te recomiendo una visita a esta seductora obra si tienes prevista una visita a la capital maña ya que transmite muy buenas sensaciones y aunque sólo sea desde fuera, se presta a la fotografía desde cualquier ángulo.

El Muelle del Tinto (Huelva)

Este majestuoso muelle de principios del siglo XX que destaca por encima de cualquier elemento de los que se asientan a lo largo de la ría onubense, constituía el tramo final de la que durante muchos años fue la vía férrea que se construyó para el transporte de minerales con salida al mar procedentes de la Cuenca Minera y cuya explotación corrió a cargo de la compañía “Río Tinto Company Limited”.

Hoy en día está en desuso y queda poco en él de la finalidad por la que fue creado. En la actualidad, es frecuentado por viandantes para pasear o por los aficionados a la pesca de la zona.

Declarado Bien de Interés Cultural desde 2003, esta obra de ingeniería de dos plantas y más de 1000 metros de largo (la mitad de ellos sobre el río Odiel), no pasa desapercibido para ningún visitante y ofrece una de las mejores puestas de sol de la provincia.

Color Pret a Porter (Ceuta)

Topar con este edifico mientras paseábamos por las calles de Ceuta fue un agradable shock que nos dejó un sabor de boca muy bueno.

Este colorido inmueble se encuentra en la calle Real 36 y es conocido por el “Color Pret a Porter”, diseñado por el estudio de arquitectos sevillano MGM.

Este alegre espacio alberga numerosas viviendas dentro de él, pero cada una de ellas resulta distinta de la anterior. Todas han sido diseñadas a gusto del cliente final y esto se puede entender como una prolongación del crisol de culturas y el carácter ecléctico que siempre ha caracterizado a la ciudad autónoma.

La heterogeneidad reina en esta obra de contrastes, que acoge, desde cuatro azoteas de diseño exclusivo cada una, a tres vestíbulos que oxigenan y llenan de luz el interior, pasando por un sinfín de posibilidades a la hora de asomarse al exterior mediante los diversos modos de apertura de sus distintas ventanas, y paneles abuhardillados.

La aleatoriedad proporcionada a la hora de la elección de sus colores, consigue reflejar el contraste con el entorno que sus creadores se propusieron. ¡No pases por alto una breve visita a este pintoresco lugar si te encuentras por la zona!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Te gusta viajar diferente?

Suscríbete y no te pierdas nuestros próximos viajes.

No te preocupes, nos gusta el spam tan poco como a ti.

Protección de datos

Más entradas interesantes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *